Salvini defiende la expulsión de medio millón de inmigrantes: «Expulsarlos de Italia no es racismo, sino coherencia»

Así ha hablado Salvini.

Matteo Salvini, ministro del Interior italiano, no ha dudado en responder a Naciones Unidas después de que Michelle Bachelet, la nueva directora de los Derechos Humanos, acusara a Italia de actuar con racismo por la expulsión de inmigrantes.

Salvini, que sigue decidido a «limpiar» Italia, ha asegurado que el país transalpino no puede ser acusado de racista ni xenófobo.

Publicidad
Publicidad

«En los últimos dos años Italia ha recibido 700.000 inmigrantes, muchos de ellos ilegales. En ningún momento hemos recibido ayuda por parte de Naciones Unidas, que ha demostrado ser inútil, excesivamente cara y por supuesto, estar muy mal informada».

Publicidad

«La policía rechazada las informaciones de que se trate de un acto racismo. Ante todo debemos pensar ne la seguridad de los italianos y antes de realizar tales afirmaciones sobre Italia, estaría bien que Naciones Unidas investigara bien la situación que se ha vivido en nuestro país», ha continuado diciendo Matteo Salvini.

«Deportar inmigrantes ilegales no es racismo, sino coherencia. Los italianos defienden nuestra política migratoria y no la vamos a cambiar», ha finalizado.

La semana pasada el propio Matteo Salvini confirmaba que Italia comenzaría la deportación masiva de inmigrantes ilegales. Antes de ganar las elecciones, ya avanzó que deportarían a 500.000 inmigrantes ilegales.