La República Checa no aceptará más refugiados. ¿Debe España hacer lo mismo?

La República Checa deja claro que ignorará las órdenes de la Unión Europea y no acogerá más refugiados.

Los países del este de Europa están decididos a no recibir más refugiados en sus países. Si hace unos días desde la ONU se pedía no enviar más refugiados a Hungría debido al trato que allí reciben los refugiados, este lunes desde la República Checa se ha asegurado que no aceptarán más refugiados.

El ministro del Interior checo, Milan Chovanec, ha señalado que que la República Checa solamente acogerá 12 de los 1.600 refugiados que el país debía acoger según el sistema de cuotas de la Unión Europea.

Publicidad

«No vamos a acoger más refugiados. Sabemos que nuestra decisión puede conllevar sanciones económicas por parte de Bruselas pero preferimos mantener la seguridad de nuestros ciudadanos», afirma en el diario ‘Pravo’.

Publicidad

«Hasta ahora hemos acogidos doce refugiados y esa es la única cifra que vamos a tener. El país no debe aceptar a los refugiados sin control», añade.

Publicidad

«Sabemos que las sanciones pueden llegar en otoño, pero no nos preocupa», sentencia.

Fue en 2015 cuando la Comisión Europea propuso la introducción de un sistema de cuotas para el reasentamiento de 160.000 refugiados en los 28 países de la Unión Europea, siendo la cantidad distribuida hasta la fecha de unos pocos miles. Las principales negativas a acoger más refugiados se han dado en los países del este de Europa, siendo Hungría, Polonia y ahora la República Checa los que más están defendiendo a sus ciudadanos de la llegada de refugiados musulmanes.

¿Debe España hacer lo mismo?

Hasta la fecha, España es uno de los países de la Unión Europea que más predisposición ha mostrado para la acogida de refugiados, aunque lo cierto es que cada vez hay más ciudadanos españoles que están en contra de la llegada de refugiados para evitar así las escenas de terror que se han podido ver en países como Francia, Bélgica, Suecia, Inglaterra y Alemania.

Políticos como Pablo Iglesias, Manuela Carmena, Ada Colau y Gabriel Rufián, están a favor de la acogida de miles de refugiados por parte de España, una decisión que podría tener graves consecuencias en la sociedad española. Es por ello por lo que nos preguntamos si España debe seguir los pasos de la República Checa y posicionarse en contra de la llegada de nuevos refugiados.