China controla a los musulmanes que residen allí por considerarlos “una amenaza para la seguridad del país”

China no tolera la presencia del islam en su país.

Publicidad

China no está por la labor de permitir que los musulmanes impongan el islam en el país asiático. Es por ello por lo que el Gobierno chino ha usado a más de un millón de funcionarios para vigilar a los islamistas que viven en el país asiático.

Según ha confirmado el propio Gobierno chino, más de un millón de funcionarios fueron enviados durante el 2018 a vivir en familias mayoritariamente musulmanas en Xinjiang.

Publicidad

En la región musulmana del noroeste de China se está tratando de evitar que la minoría uigur, que habla un idioma parecido al turco y profesan el islam, se radicalicen y se conviertan en una amenaza para la seguridad nacional.

Publicidad

En total, se enviaron 1,1 millones de funcionarios a vivir en familias musulmanas con el fin de enseñar a estas familias a expresar el patriotismo, usar el lenguaje chino y evitar que las familias se radicalicen y apuesten por un islam peligroso “para la seguridad del país”.

Publicidad

Además, el Gobierno chino ha confirmado que incluso el secretario del partido, Chen Quanguo, el líder más alto de la región, controla directamente una familia musulmana para evitar su radicalización.

El pasado mes de mayo ya informamos en CasoAislado.com de los “campos de reeducación” que existen en China y en los que los musulmanes más radicalizados son obligados a comer cerdo y beber alcohol.

Rafael es un tipo decidido. Nos informa de la actualidad política española, internacional y de la cuestión migratoria. Es un gran conocedor de lo que ocurre en otros países.