Dinamarca aprueba enviar a una isla desierta a los inmigrantes ilegales que delican para controlarlos

Así lo ha aprobado el Parlamento danés.

Publicidad

El Parlamento danés ha aprobado este viernes nuevas leyes restrictivas para los inmigrantes ilegales. Entre las leyes aprobadas destaca el límite en el número de inmigrantes ilegales que puede llegar al país y el uso de una isla desierta para que se convierta en un centro de deportación.

El Partido Popular danés llevaba meses trabajando en diferentes medidas para frenar la llegada de inmigrantes ilegales al país y ahora, el Parlamento danés ha dado luz verde a sus propuestas.

Publicidad
Publicidad

El nuevo acuerdo permite la introducción de diferentes cambios en la política migratoria danesa, que incluye la reducción de las ayudas que recibirá cada inmigrantes ilegal llegado al país, además de limitar el número de familiares que puede traer un inmigrante que haya llegado al país.

Publicidad

Pero sin duda, la medida estrella de esta nueva ley es el hacer uso de la isla de Lindholm, actualmente deshabitada, para controlar a los inmigrantes que hayan cometido algún delito. El Gobierno construirá allí un centro migratorio para aquellos inmigrantes que tengan orden de ser expulsados del país.

Kristian Jensen, ministro de Economía, explicó: “Esta medida va a permitir que Dinamarca sea un país más seguro. Los inmigrantes enviados allí tendrán la obligación de quedarse en la isla. No podrán salir”.

Desde que estalló la crisis migratoria, Dinamarca ha endurecido sus leyes migratorias con el fin de impedir que ocurra lo mismo que le pasó a Suecia. El país vecino se ha convertido en uno de los país más afectados por la llegada masiva de inmigrantes ilegales, en su mayoría musulmanes.

Rafael es un tipo decidido. Nos informa de la actualidad política española, internacional y de la cuestión migratoria. Es un gran conocedor de lo que ocurre en otros países.