Varias familias de gitanos okupan seis casas y hacen la vida imposible a los vecinos con robos, destrozos y amenazas

Preocupante situación en Cartagena.

Publicidad

Preocupante situación la que se vive en Cartagena, donde varias familias, de etnia gitana, han provocado el pánico entre los vecinos al okupar seis viviendas propiedad del banco.

Ha sido en la urbanización Mojón Hills, situada en el litoral oeste, entre la Azaohía y Mazarrón, donde la actitud violenta de seis familias han provocado numerosas denuncias de los vecinos.

Publicidad

Según informa el portal ‘La Verdad’, los vecinos insisten en que los okupas gitanos tienen un actitud incívica y violenta. Los vecinos han sufrido amenazas de muerte, robos de enseres, intimidaciones, destrozos en bienes particulares y agresiones, así lo aseguran.

Publicidad

Un gitano defecó en la piscina de la comunidad

La tensión se descontroló el pasado martes por la tarde, cuando el vergonzoso comportamiento del grupo de okupas gitanos, obligó al cierre de la piscina comunitaria por riesgo sanitario, ya que uno de los okupas defecó dentro de la piscina.

Publicidad

Los vecinos están hartos, así lo aseguran: “Estamos hartos. Se metieron en las casas hace cuatro meses y desde entonces el comportamiento ha ido a peor”.

Manuel Padín, concejal de Ciudadanos en la localidad, ha exigido que se actúe con rapidez para expulsar a los okupas: “El fenómeno de la ocupación ilegal y violenta lejos de desaparecer, está aumentando en Cartagena”.

Pilar Marcos, portavoz de Podemos en Cartagena, acusó a Ciudadanos de “crear una alarma innecesaria”, añadiendo “que la okupación ilegal y violenta no existía en Cartagena, sino solamente en las grandes ciudades”.