Un soldado del Estado Islámico se aprovecha del sistema sanitario europeo: regresa a Suecia para curarse y vuelve a Siria para luchar

Suecia ha permitido que un combatiente de ISIS en Siria viajase hasta el país nórdico para tratarse de una lesión que sufrió en la guerra. Posteriormente, se le permitió volver al país de Oriente Medio para continuar su lucha junto a los terroristas. 

Este «refugiado» vivía en Gotemburgo antes de marcharse hasta la guerra de Siria. Después de ser herido en combate regresó al país que ya le había acogido anteriormente para ser tratado de sus lesiones y además aprovechó su visita para casarse. Cuando se rehabilitó de su enfermedad se marchó junto a su mujer a Siria. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Estos hechos tuvieron lugar en el año 2014. La noticia se ha hecho pública después de que contase su historia en una entrevista realizada en una prisión de Siria en la que actualmente se encuentra preso desde que los kurdos le capturasen la pasada primavera.

Al parecer, a su llegada a Suecia, varios policías lo recibieron en el aeropuerto. Sin embargo la investigación no fue más allá. «Estaban preocupados por mis motivos para volver a Suecia«. «Me dijeron que no había cometido ningún delito por marcharme a hacer la yihad».
Una situación sin duda muy preocupante. Un año después de su retorno se volvió a combatir a Siria, donde fue testigo de decenas de ejecuciones masivas. «Algunos fueron ejecutados, a otros les decapitaron«. En su desesperada situación, volvía a pedir ayuda al Gobierno sueco, al que pedía «que le ayuden a salir de aquí».