Un senegalés intenta quemar a 51 niños para vengarse de las políticas de Salvini contra la inmigración ilegal

Ha ocurrido en Italia.

Publicidad

Un inmigrante senegalés, de 47 años ha intentado provocar una auténtica masacre en Italia.

Ousseynou Sy, senegalés pero con nacionalidad italiana desde hace 17 años, conducía un autobús con 51 escolares de unos 12 años, de la Escuela Media Vailati de Crema, municipio situado a 50 kilómetros de Milán.

Publicidad

El inmigrante senegalés tenía como objetivo quemar a los 51 niños para vengarse de las políticas antiinmigración ilegal de Matteo Salvini.

Publicidad

El conductor aterrorizó a los niños que viajaban en el autobús al asegurarles que “hoy de aquí no sale vivo ninguno”. Tras ello, quitó los teléfonos móviles y pidió a los profesores que maniataran a los niños con bridas de plástico.

Publicidad

Nos decía que si nos movíamos, derramaba la gasolina y le prendía fuego; gritaba que las personas en África mueren por culpa de Di Maio y Salvini”, contó una niña que viajaba en el autobús.

Además, el inmigrante africano gritó: “Basta ya. Hay que parar las muertes en el Mediterráneo”.

Afortunadamente, uno de los niños que estaba dentro del autobús logró llamar a urgencias y pedir ayuda. La policía italiana puso varios controles para bloquear el autobús. Tras perder el control del mismo, el senegalés prendió  fuego con un mechero. La rápida intervención de los carabineros y de los militares, que rompieron los cristales y la puerta posterior, permitieron que los niños escaparan del autobús.

Rafael es un tipo decidido. Nos informa de la actualidad política española, internacional y de la cuestión migratoria. Es un gran conocedor de lo que ocurre en otros países.