Un refugiado iraquí abusa sexualmente de una niña de tres años en un centro comercial

Ha sido condenado a más de cuatro años de prisión

Ha sido este martes cuando un tribunal australiano ha condenado a Mohammed Hassan Al Bayati, un refugiado iraquí que llegó a Australia hace diez años, a cuatro años y medio de cárcel por abusar sexualmente de una niña de tres años.

El diario australiano ‘The Sydney Morning Herald’ explica que el refugiado iraquí no podrá salir en libertad condicional hasta que no cumpla dos años y medio de prisión.

Publicidad
Publicidad

El hombre de 30 años, que trabajaba como vigilante de seguridad en el momento que abusó sexualmente de la niña, aprovechó que la menor se había perdido para llevarla a una escalera de incendios y abusar sexualmente de ella.

Publicidad

Tras once minutos con la niña, Al Bayati regresó con la niña, llevándola directamente al área de juegos, donde esperaban su hermana mayor y la madre, que dejó a ambas niñas para ir de compras. El guardia de seguridad incluso riñó a la mujer por haber dejado a la menor sola.

El suceso, que se produjo en 2016, se ha conocido esta semana. Pese a haber evidentes pruebas del abuso sexual, el refugiado iraquí insiste en que él no abusó sexualmente de la niña de tres años.