Un político australiano culpa a la inmigración musulmana del tiroteo en las mezquitas: «La culpa es del islam»

Así ha hablado este senado australiano.

William Fraser Anning, senador australiano por Queensland, ha provocado una oleada de indignación tras culpar a la inmigración musulmana del tiroteo que se produjo este viernes en las dos mezquitas de la localidad de Christchurch, en Nueva Zelanda.

Fueron 49 las personas que fallecieron en un tiroteo que fue perpetrado por Brenton Tarrant, un ciudadano australiano que ya se ha sentado ante la Justicia.

Publicidad

La mayoría de los medios de comunicación han culpado al auge de la extrema derecha de este ataque contra los musulmanes, pero en Australia, Fraser Anning no ha dudado en culpar a la inmigración musulmana.

Publicidad

«Me opongo totalmente a cualquier forma de violencia dentro de nuestra comunidad, y condeno totalmente las acciones del pistolero», dijo en un comunicado.

«Sin embargo, aunque este tipo de vigilancia violenta nunca puede justificarse, lo que pone de relieve es el creciente temor dentro de nuestra comunidad, tanto en Australia como en Nueva Zelanda, de la creciente presencia musulmana», continuó.

Publicidad

«Como siempre, los políticos de izquierda y los medios de comunicación se apresurarán a afirmar que las causas de los tiroteos de hoy están en las leyes de armas de fuego o en aquellos que tienen puntos de vista nacionalistas, pero todo esto es una tontería», aseveró.

Anning no duda en culpar a los musulmanes como causa principal del ataque: «La verdadera causa del derramamiento de sangre en las calles de Nueva Zelanda es el programa de inmigración que permitió a los fanáticos musulmanes emigrar a Nueva Zelanda».

El senador australiano recuerda que los musulmanes suelen ser los autores de los atentados: «Seamos claros, mientras que los musulmanes pueden haber sido las víctimas hoy en día, por lo general son los perpetradores. En todo el mundo, los musulmanes están matando gente en nombre de su fe a escala industrial».

Y afirma que el islam es un peligro: «Toda la religión del islam es simplemente la ideología violenta de un déspota del siglo VI que se hace pasar por un líder religioso, lo que justifica una guerra sin fin contra cualquiera que se oponga a ella y pide el asesinato de incrédulos y apóstatas. La verdad es que el islam no es como cualquier otra fe. Es el equivalente religioso del fascismo. Y el hecho de que los seguidores de esta creencia salvaje no fueran los asesinos en este caso, no los hace irreprensibles».