Un importante imán defiende que los musulmanes puedan golpear a las mujeres «con un palo de madera»

El islam muestra su verdadera cara

Es habitual que las feministas carguen contra los curas, contra el cristianismo, y que profanen iglesias y templos católicos, pero pocas veces se atreven a protestar contra la que es considerada como una de las religiones «más machistas», el islam.

Esta semana, el imán de la mezquita de Al Azhar, en Egipto, no dudó en defender que las mujeres pueden ser golpeadas.

Publicidad

Ahmed el Tayeb, gran imán de Al Azhar, defendió que los hombres pueden golpear a las mujeres, siempre y cuando no se les rompa ningún hueso.

Publicidad

Estas palabras de El Tayebse produjeron durante la emisión del programa de televisión que dirigió durante el mes del Ramadán.

Publicidad

«El remedio que el Corán ofreció es golpear de un modo simbólico con el propósito de reformar pero sin causar daño, perjuicio o dolor», dijo el imán. «Los textos del Corán y las disposiciones de la legislación islámica son válidos en todo momento y lugar», añadió.

Este líder musulmán recuerda que «los hombres están al cargo de las mujeres».

«Las habrá que sean rectas, obedientes y que guarden, cuando no las vean, aquello que Alá manda guardar. Pero aquellas cuya rebeldía temáis, amonestadlas, no os acostéis con ellas, pegadles; pero si os obedecen, no busquéis ningún medio contra ellas», dice recordando un versículo del Corán.

El Tayeb insiste que la mujer puede ser golpeada pero «sin dejarle heridas»: «No debe romperle un hueso, ni provocarle daños en un órgano o miembro de su cuerpo ni pegarle con la mano en la cara ni dejarle heridas ni causarle perjuicio psicológico. El objetivo es golpearle de una manera simbólica con el Swak».