Un hombre español de 61 años se ve obligado a dormir en un cuarto de contadores al no recibir ayuda ni un piso social

Todos sabemos que los inmigrantes ilegales que llegan a España, suelen recibir algún tipo de alojamiento ante la preocupación de los ‘progres’ por evitar que duerman en la calle.

Sobre todo ocurre con los menas magrebíes, quienes la gran mayoría tienen su alojamiento, ya sea un centro de acogida o un piso tutelado, donde pueden dormir y pasar las frías noches de invierno.

Pero cuando el afectado es un ciudadano español, las ayudas se volatilizan. Hace unas semanas nos hacíamos eco del caso que estaba sufriendo Rosario, una mujer de 66 años, con un hijo discapacitado mentalmente, de 33 años, que se vio obligada a vivir en un trastero ante la imposibilidad de pagar una vivienda digna.

Hoy el caso es protagonizado por Francisco Cuenca, un hombre de 61 años, español y que lleva años reclamando una vivienda social que desde la Generalitat no se le da.

Así lo informa el diario El Levante. Este hombre, de Alzira, reconoce que está desesperado por recibir una vivienda digna y reconoce que no descarta okupar una vivienda: «Tengo 61 años, estoy enfermo y no puedo aguantar más. Ruego por favor me den un techo. Si no me ayudan me veré obligado a okupar una vivienda y serán ustedes los responsables».

Francisco Cuenca Sánfelix está harto de no recibir ayuda por parte de la Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo, organismo que gestiona el bloque de vivienda sociales. Desde hace más de tres meses, se ve obligado a vivir en los contadores de una finca.

«Paso muchísimo frío, pero al menos no estoy en medio de la calle», dice Francisco Cuenca.

El motivo de que no le den una vivienda es que no tiene ni hijos ni pareja a cargo: «Llevo años pidiendo que me den una de las viviendas vacías que hay en la finca, pero alegan que como no tengo pareja ni hijos a mi cargo, no me la pueden dar».

Jorge B.
Periodista y director de CasoAislado.com.

Populares

Noticias similares