Un ejemplo a seguir: Japón solamente aceptó 28 refugiados en 2016

Japón solamente aceptó 28 refugiados durante todo el 2016, uno más que durante el 2015.

Japón solamente aceptó 28 refugiados en 2016, uno más que los 27 que aceptó en 2015. El país nipón puede presumir de ser el país más exigente a la hora de conceder permisos de residencia a refugiados.

Pese a que más de 10.000 personas solicitaron entrar a Japón como refugiados, solamente 28 recibieron luz verde a su petición de asilo.

Publicidad
Publicidad

Países como Estados Unidos, de la mano de Donald Trump, están tratando de cerrar sus fronteras a los refugiados, motivo por el cual el presidente estadounidense está siendo duramente criticado, mientras que Japón, pese a su estricta política de refugiados, no recibe crítica alguna.

«Japón tiene una muy estricta política en materia de refugiados», explica Eri Ishikawa, presidente de la Asociación de Refugiados en Japón».

El país asiático, pese a formar parte del mismo tratado migratorio que países como Reino Unido, Estados Unidos y Alemania, sigue sin abrir sus fronteras a cualquier persona.

No aceptan musulmanes

Por otra parte, Japón es un país que siempre se ha negado a abrir sus fronteras a musulmanes, al considerar el Islam una religión incapaz de adaptarse con los cultura local.

«Japón tiene una forma única de interpretar las normas de asilo para refugiados. Si algún refugiado de Siria pide entrar en el país, lo tendrá muy complicado», ha añadio Ishikawa.