Un ciudadano se lo explica a Pablo Iglesias tras conocerse su patrimonio: «Eres un hipócrita. Somos pobres pero no idiotas»

Así de claro se lo han dejado

En los últimos días hemos conocido el patrimonio de Pablo Iglesias y lo que el secretario general de Podemos gana anualmente gracias a la política.

Pese a que el líder morado ha tratado de defenderse, asegurando que todo lo que ha conseguido ha sido trabajando, la sociedad española tiene claro que es un «hipócrita».

Publicidad

Así se lo ha expresado un valiente ciudadano a través de una carta.

«Exmo. Señor Diputado Don Pablo Iglesias Turrión:

Publicidad

El Congreso de los Diputados acaba de hacer públicas en su página web las declaraciones de bienes de los diputados de esta nueva legislatura, y Su excelentísima es el líder de los grandes partidos que más cobró en 2015:

Como Eurodiputado, Vuestra Excelencia, reconoce haber percibido 80.908,56 euros, a los que suma 4.391 euros que le pagó Podemos y 427,61 euros más de la Universidad Complutense. A esta remuneración por cuenta ajena, también suma otros 33.700,48 euros procedentes, según su propia declaración, de «derechos de autor y presentador de TV«: básicamente, su papel en La Tuerka y ‘Fort Apache‘. En total, percibió 119.426 euros, lo que le sitúa muy por encima de lo que ganaron los líderes de PP, PSOE y Ciudadanos.

Con ese sueldo, se sitúa holgadamente en el 1% de los españoles que, según el CIS, ganan más de 50.000 euros. Su propio partido empezó clasificando como ‘ricos’, a los que ganaran más de esa cifra, luego Vuestra Excelencia es MUY RICO. Sin embargo se nos presenta a nosotros los pobres como representante de los parias de la tierra.

Vuestra excelencia por tanto es un hipócrita. Pero además de los peligrosos, pues propugna la subida de impuestos a los «ricos», pero nos los sube a la clase media-baja haciéndonos cada día más pobres.

Publicidad

Y ahora ataca a la misa de la tele, pobre consuelo de las almas atribuladas porque Vuestra Excelencia es ateo. Luego atacará sibilinamente a la Iglesia, y aquí yo le pregunto.

¿Dónde cree Vuestra Excelencia que voy a comer cuando llego a fin de mes?

¿Dónde me dan ropa gratis para mí y mis hijos?

¿Dónde me atienden con cariño?

Le doy tres opciones a ver si acierta:

1.- En la sede central de su partido Podemos.

2.- En UGT, CCOO.

3.- En la parroquia.

Vaya usted a engañar a un bobo, que somos pobres pero no idiotas…».