Según los cuidadores, los refugiados en Suiza se comportan como «estrellas de cine»: Quieren ropa de marca y se niegan a integrarse».

Un hostal suizo acostumbrado a recibir jóvenes turistas, accedió a acoger tres refugiados de entre 18 y 22 años, una decisión de la que sus trabajadores se arrepienten totalmente.

El hostal, situado en el cantón de Basilea-Campiña, tenía como objtivo proporcionar a los refugiados lo necesario para que se integraran correctamente, pero el resultado «fue desastroso».

Los hechos tuvieron lugar hace unos meses, cuando tres jóvenes refugiados pudieron quedarse de una vivienda que habitualmente cuesta 258 euros al día por persona. Pero incluso antes de que estuvieran acomodados en sus habitaciones, ya había problemas.

Para que estuvieran preparados para el invierno suizo, los cuidadores de la vivienda les dieron ropa de abrigo, pero para sorpresa de estos, la rechazaron por «no ser de marca»: «Parecían decepcionados. Nos dijeron que se irían a comprar a H&M o Dolde & Gabbana», reconoce uno de los trabajadores.

Más tarde, los cuidadores se dieron cuenta de que los refugiados estaban vendiendo la ropa que habían recibido e incluso que habían robado algunos objetos a algunos de los jóvenes que se hospedaban en las viviendas de alrededor.

Aparentemente, los 137 euros que recibían cada uno por la cara no eran suficientes.

«Uno de ellos, Ahmed, siempre se quejaba de su cuidador. Decía que no tenía tiempo para él, pero lo que pasa es que se pensaba que era su esclavo. Lo quería disponible las 24 horas del día los siete días de la semana y que sus peticiones fuesen cumplidas inmediatamente», sigue explicando.

Otro de ellos tenía un comportamiento similar: «Actuaba como si no supiera las normas de la case. Se mostraba muy irrespetuoso con los miembros del eqipo. Se comportaba como si fuese una estrella de cine en un hotel de cinco estrellas».

Tras varias reuniones para tratar de solucionar la situación, finalmente se decidió que los refugiados fuesen reubicados en un centro diferente.

«Solamente estaban interesados en causas problemas. Desafortunadamente no se trata de un caso aislado. Estos refugiados llegan pensando que van a tener todo gratis, servicios de lujo y que todo el mundo está a su servicio», sentencian.

Elena Nieto
Apasionada del periodismo. Sin miedo a escribir de temas polémicos. Me criticarán por lo que escribo pero la verdad a veces duele. Si quieres contactar conmigo escribe a redaccion@casoaislado.com

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Populares

Noticias similares