Se veía venir: tres de los seis magrebíes de la Manada de Bilbao se fugan a Francia

No es ninguna sorpresa. La relajación con la que las autoridades se toman algunos delitos produce situaciones como esta. La mitad de los sospechosos por violar a una joven en Bilbao el mes pasado ha terminado huyendo a Francia, y se encuentran en paradero desconocido.

La Ertzaintza ha abierto una investigación, y se encuentran en estos momentos recabando información sobre el posible destino de los jóvenes. Sin embargo, no es la primera vez en la que ocurre algo similar. Cada vez es más común que los delincuentes crucen la frontera después de ser dejados en libertad con cargos.

Publicidad
Publicidad

La mayoría de inmigrantes cuentan con familia en varios países europeos, lo que curiosamente, facilita su fuga mucho más que la de cualquier ciudadano europeo, ya que no suelen encontrarse tan dispersos. 

Publicidad

Si la policía no consigue ninguna pista en los próximos días es muy probable que el juez decrete una orden de detención a nivel europeo. No obstante, la mayoría de órdenes terminan en agua de borrajas, y más aún si se trata de delitos que no se han hecho mediáticos. Al contrario de lo que sucedió con la «Manada de Pamplona», no ha trascendido a la opinión pública la imagen de los fugados.