Se confirma que el tapón que sepultó a Julen estaba formado por la tierra que arrastró en la caída

Este sábado se han conocido los primeros datos de la inspección ocular realizada por los investigadores de la Guardia Civil tras el rescate de Julen, el niño de 2 años que cayó en un pozo de Totalán el pasado 13 de enero.

Según las primeras informaciones, el tapón que se formó sobre Julen fue a causa de la tierra y las rocas que arrastró en su caída.

En las últimas horas se ha dudado de la procedencia del material con el que se formó el tapón que cubría al pequeño Julen, pero se ha podido saber que fue el propio Julen, que cayó de pie con los brazos estirados durante 71 metros de caída libre, el que arrastró todo el material que le cayó encima.

La inspección ocular que se ha llevado a cabo, según adelanta OKDiario, confirma que la tierra del tapón que cubría a Julen es muy similar a la del pozo por el que se precipitó, descartándose así las teorías que manejaban varios expertos que afirmaban que el material podría proceder de otro lugar.

Pese a que falta la confirmación de los informes científicos, los expertos de la Guardia Civil han confirmado que a simple vista se trataría del mismo material, nada de escombros ni de otros elementos.

Además la postura del cuerpo del pequeño Julen confirmaría que se trató de un accidente, ya que el pequeño debió fallecer fallecer en los primeros momentos del accidente al sufrir un fuerte golpe en la cabeza y por todo el cuerpo. Según fuentes judiciales los golpes se corresponderían con los propios de una caída semejante en un pozo de tan reducido diámetro.

Jorge B.
Periodista y director de CasoAislado.com.

Comparte:

Populares

Noticias similares