Sánchez vende en su libro tener una gran “complicidad” con el Rey y los españoles se ríen de él: “Menudo narcisista”

Así se han reído de Pedro Sánchez.

Publicidad

El libro de Pedro Sánchez, ‘Manual de resistencia’, sigue provocando las risas y las burlas de miles de españoles.

Fue este martes cuando el libro del presidente del Gobierno salió a la venta, un libro que tiene como único objetivo vender su propia imagen, como buen narcisista que es.

Publicidad

En sus páginas, Pedro Sánchez presume tener una gran relación con el Rey Felipe VI, incluso afirma que entabló con él una “complicidad” que a día de hoy “sigue superando lo institucional”, es decir, asegura que él y el Rey son casi amigos íntimos.

Publicidad

“Nos reconocimos mutuamente como las personas que íbamos a sacar al país del riesgo de bloqueo”, no duda en llegar a afirmar en su libro.

“En aquellos días intensos, don Felipe y yo tuvimos la oportunidad de conocernos de verdad, en lo más personal, en una situación que ninguno de los dos buscábamos ni esperábamos, y en la que nos colocó la irresponsabilidad de otros”, se puede leer.

Publicidad

Pero no solamente presume de tener una relación llena de complicidad con el Rey, sino que asegura que la Reina Letizia “quería conocerme personalmente”: “La Reina Letizia se acercó a saludarme; estudió como yo en el Ramiro de Maeztu, y quería conocerme personalmente”.

Todas estas muestras de narcisismo y ego han provocado las risas y burlas de cientos de españoles, que siguen riéndose de Pedro Sánchez y de su afán de protagonismo: “¿Pero es un libro autobiográfico o una fantasia? ¿Se puede tener el ego más subido? El peor presidente de la democracia que ni debió serlo”.

“Este hombre es un engreído. Lo siguiente es que se presente a los Goya”, se reían de él.

Otros quisieron recordar su error de protocolo en el besamanos: “Ya sabemos por qué se colocó junto al Rey para el besamanos”.

Un medio libre que trata la actualidad que otros medios ocultan. Informamos de la cuestión migratoria, de la actualidad política y de ciertos delitos que muchos prefieren silenciar.