Salvini da una lección a Sánchez con su política migratoria: Italia reduce la llegada de inmigrantes mientras en España nos invaden

Matteo Salvini muestra a Sánchez el camino a seguir con la inmigración.

Es habitual escuchar al Gobierno de Sánchez calificar de «fascista» y «xenófobo» a Matteo Salvini, ministro del Interior italiano y vicepresidente del país transalpino. Pero la realidad es que esas etiquetas son una manera de evitar tener que reconocer que el nuevo Gobierno italiano ha acertado de lleno con su política migratoria.

Tanto Italia como España son países de primera línea en lo que respecta a la invasión de inmigrantes ilegales, hace posible una comparación simultánea de cómo las diferentes políticas migratorias influyen en el flujo de la inmigración ilegal.

Publicidad

Italia, tras años aplicando políticas de puertas abiertas a los inmigrantes ilegales, estrenó Gobierno el 1 de junio. Los partidos antiinmigración llegaban al poder con el fin de poner fin al descontrol migratorio que había en territorio italiano, mientras que en España pasaba todo lo contrario. La derecha era sustituida por la izquierda. El 2 de junio el PSOE, sin pasar por las urnas, se hacía con el control de España.

Publicidad

En mayo, el último mes de gobiernos anteriores, la inmigración ilegal en el Mediterráneo estaba en el mismo nivel en ambos países (según los números de la Organización Internacional para las Migraciones). Desde entonces, los números cambiaron en direcciones dramáticamente diferentes: más del doble en España y se redujeron a la mitad en Italia.

Publicidad

Los números no engañan. Matteo Salvini ha sabido cómo frenar la inmigración ilegal.

En mayo, España e Italia recibían la misma cifra de inmigrantes ilegales, pero en junio, con el PSOE en el poder, la cifra de inmigrantes llegados a España se dispara hasta los 7323, mientras que en la nueva Italia de Salvini baja hasta los 3147.

Este patrón se repite en julio, mes en el que la cifra sube hasta los 8940 inmigrantes en España por los 1969 en Italia.

Y si parecía complicado que Italia recibiera menos inmigrantes en un mismo mes, en agosto, Salvini logró reducir la cifra hasta 1328.

¿Cómo ha logrado Salvini reducir la inmigración ilegal?

Simplemente ha necesitado cerrar los puertos italianos a las ONG que colaboran directamente con las mafias migratorias. Con su contundente mensaje «aquí no sois recibidos», los barcos de las ONG, junto a las mafias migratorias, dirigieron sus miradas a España, donde con Pedro Sánchez en el poder, la llegada de inmigrantes se ha convertido en un paseo para las mafias responsables de traficar con miles de personas en el Mediterráneo.

Las cifras migratorias actuales son una clara muestra de que con políticas totalmente diferentes se puede llegar a controlar la inmigración ilegal.