Revueltas sociales en Cataluña

Ayer, tras conocerse la sentencia del “Procés” se vivió un clima de violencia durante todo el día. 

Ya durante el fin de semana, se filtró lo que se supone iban a ser las condenas que se iban a conocer el lunes 14 de Octubre por la mañana, y a causa de eso, los independentistas empezaron a planear las distintas manifestaciones que iban a llevar a cabo dicho lunes. 

Publicidad

Nada más conocerse la sentencia, supimos que iba a ser un día empapado de violencia y altercados, cuando empezaron a aglutinarse independentistas en carreteras, estaciones de tren, y en el aeropuerto del Prat para congestionar la terminal, y evitar que saliesen todos los vuelos posibles. La Policía Nacional, como de costumbre, se movilizó e hizo su trabajo de manera sublime, pero “El ejército revolucionario de Cataluña”, autodenominados como gente de paz, comenzaron con las agresiones hacia los agentes y haciendo lo posible porque nadie entrase en el aeropuerto más que ellos. 

En la calle también hubo varias agresiones y enfrentamientos con personas que portaban banderas de España, como el ex-candidato del partido de Laporta que agredió a la señora militante de Vox tirándola al suelo, o el enfrentamiento del cobarde fugado en Bruselas Valtonyc, al presidente de Vox Gerona Alberto Tarradas. 

Y mientras tanto el Gobierno no elegido de Pedro Sánchez, lejos de actuar con mano dura e implicar el 155 de inmediato (entre otras medidas), se limita a restarle importancia apelando al diálogo, dándoles indirectamente vía libre para seguir haciendo de Barcelona la ciudad sin ley. 

Estamos a pocos días de la siguiente cita electoral, y sería bueno tener presente quienes son los culpables de todo esto, y por otra parte, el único partido que ha sido capaz de que el juicio del “Procés” se celebrara, y el que incluso habiéndose conocido la sentencia, van a recurrir para que la misma aumente. 

Aprovecho este artículo para mandar desde aquí un fuerte abrazo a todos los constitucionalistas que estáis sufriendo la violencia en Cataluña por vestir o sentir los colores de España. ¡¡¡No estáis solos!!!