Podemos aplaude un vídeo de Buenafuente en el que explica el vaciado de la hucha de las pensiones

Podemos aplaude parte de un monólogo de Buenafuente.

«Buenafuente resume en menos de un minuto el vaciado de la hucha de las pensiones y la situación económica que está generando el PP», así aplaude Podemos al presentador catalán y que dirige su propio programa en Movistar.

Buenafuente, presentador del programa Late Motiv, habló del vaciado de la hucha de las pensiones y de la situación económica española en su monólogo habitual de apertura de programa.

Publicidad

«Hoy se ha publicado que en la hucha de las pensiones ya no hay dinero para pagar la extra de julio. Hay que pagar 18.500 millones y el fondo de reserva solamente tiene 3.000«, dice Buenafuente.

Publicidad

Podemos aplaude este vídeo de Buenafuente explicando el vaciado de la hucha de las pensiones.

Publié par Caso Aislado sur lundi 3 juillet 2017

«¿Alguien tiene 3.000 millones aquí? bromea Buenafuente que sigue hablando: «La huchca sabéis cómo es ¿no? Es un cerdito con una rajita en el lomo pues ahora además tiene un agujero. Adivina dónde».

«¿Y qué va a hacer el Gobierno?» pregunta. «¿Sois tontos o qué? Pedirlo prestado a un banco», añade entre las risas del público.

El PP está vaciando la hucha de las pensiones

La situación que vive España es muy preocupante: al llegar el PP al poder, en diciembre de 2011, en la hucha de las pensiones había 66.815 millones de euros. De hecho, según la propia Seguridad Social, las retiradas de dinero ordenadas por el Gobierno hasta la fecha alcanzan un total de 70.851 millones de euros.

Si todavía queda dinero en el Fondo de Reserva es gracias a los rendimientos de las inversiones del propio Fondo: exactamente, 28.759 millones de euros.

Desde Podemos tienen claro que la culpa es completamente del PP. Íñigo Errejón dijo: «Al Gobierno habría que decirle ‘¡Cómo tienes tanta cara!’ El sistema de pensiones es insostenible por vuestra culpa, porque ahora tenemos la misma gente trabajando que en 2011 pero cotizamos mucho menos que entonces. La precariedad laboral ha aumentado, los salarios no han dejado de caer y el caudal de las cotizaciones sociales se ha reducido. Así no hay Dios que sostenga las pensiones».