El partido AfD, antimusulmán y antirefugiados, triunfa en las elecciones generales de Alemania y vuelve al Parlamento

La ultraderecha vuelve al Parlamento alemán.

El pueblo alemán comienza a reaccionar ante la avalancha de refugiados que Angela Merkel, canciller de Alemania, permitió que entrara sin consultarlo a su pueblo.

Este domingo se celebraron las elecciones generales de Alemania y pese a que el partido de Merkel, la Unión Cristianodemócrata ha vuelto a ser el más votado con un 33,5% de los votos, sin duda el gran éxito del día ha sido para la AfD, el primer partido de ultraderecha, que no duda en autodefinirse como antirefugiados, que entrará en el Parlamento federal desde la Segunda Guerra Mundial, con un 13 por ciento de los apoyos, cuando en las pasadas elecciones solamente consiguió un 4 por ciento.

Publicidad

La segunda fuerza política más votada es el SPD de Martin Schulz, con el 21 por ciento de los votos.

Publicidad

Los liberales del FSP, regresan al Bundestag tras una legislatura ausente, con el 10% del escrutinio.

Publicidad

La nueva legislatura contará con seis formaciones en el hemiciclo, dos más que la anterior.

Los ataques de refugiados hacen aumentar la ultraderecha

En las últimas semanas varias encuestas mostraban que el crecimiento de la ultraderecha en Alemania era una realidad.

Para los ciudadanos alemanes, las principales preocupaciones han variado. El terrorismo y la inmigración se han convertido en dos de los principales problemas que Alemania debe erradicar y ahí es donde entra el partido AfD, que durante la campaña electoral usó numerosos carteles antimusulmanes y antirefugiados para convencer a los ciudadanos alemanes de que son la mejor opción para el futuro del país.

En los últimos meses, se han dado a conocer numerosos casos de violaciones y abusos sexuales por parte de refugiados llegados en la crisis migratoria del 2015. La poca contundencia de Angela Merkel para condenarlos ha provocado que la ciudadanía alemana haya ido cambiando su visión hacia ellos, comenzando a rechazarlos.