Open Arms vuelve a la carga: navega de nuevo en el Mediterráneo fomentando la inmigración ilegal

El Open Arms ha abandonado el puerto de Sicilia, en el que el Gobierno italiano mantenía paralizado al buque de Oscar Camps, después de haberse detectado irregularidades graves que obligaron a dejarlo fuera de servicio.

Ahora marcha rumbo al puerto de Nápoles para aprovisionarse de cara a más trasbordos de inmigrantes en el Mediterráneo. El Gobierno de España ya prohibió este tipo de viajes al barco de la ONG, sin embargo no parecen dispuestos a cumplir la legislación.

Publicidad
Publicidad

Publicidad

La Ministra Carmen Calvo confirmó el pasado 21 de agosto que el Open Arms podía enfrentarse a una multa de hasta 901.000 euros por parte de las autoridades españolas si continuaba con las labores de búsqueda y salvamento sin autorización previa.

La explicación de Oscar Camps en Twitter sobre esta nueva «misión» ha sido bastante escasa, aunque todo parece indicar que continuará realizando la labor a la que nos tiene acostumbrados desobedeciendo todas las leyes europeas que en estos momentos se lo prohíben.