Nadie en Suecia quiere ser profesor debido a la violencia protagonizada por los refugiados en los colegios

La violencia protagonizada por refugiados e inmigrantes ha asustado a los profesores suecos.

Publicidad

Suecia está teniendo muchos problemas para encontrar profesores que quieran trabajar en las escuelas del país nórdico.

En las últimas semanas, numerosos profesores han denunciado un aumento de la violencia en las aulas, protagonizada principalmente por aquellos estudiantes procedentes del exterior, es decir, hijos de refugiados e inmigrantes.

Publicidad

Ahora, los colegios suecos están estudiando la posibilidad de introducir seguridad privada para hacer frente a los numerosos conflictos violentos, algunos de ellos se han producido incluso con el uso de cuchillos y navajas.

Publicidad

El último de ello ocurrió en un colegio del sur de Estocolmo. Un refugiado afgano de 17 años apuñaló hasta la muerte a un compañero de su clase.

Publicidad

Los directores de los centros están tratando de ocultar estos casos, haciendo creer que la situación está bajo control. Pero lo cierto es que la situación es realmente preocupante y se espera que en los próximos años, se necesiten al menos 60.000 nuevos profesores en las escuelas del país nórdico, una cifra que de seguir así, no se podrá alcanzar.

Cada vez son más los profesores suecos que deciden dejar de dar clases en los centro públicos debido a la violencia que se vive en ellos.

El Gobierno ha pensando en contratar profesores extranjeros para suplir la carencia de profesores locales, pero el que la mayoría no tenga un nivel elevado a la hora de hablar sueco provocaría numerosos problemas para los alumnos.