La pesadilla de Amparo: Un marroquí asalta su vivienda y se la vende a un rumano para que la okupe

Así ha sido la pesadilla de Amparo.

Amparo Martínez, una mujer que se dedica a trabajar para sacar adelante a su familia, sufrió una auténtica pesadilla cuando se encontró su vivienda okupada. Esta mujer, española, vive en la localidad madrileña de Mejorada del Campo. Tras ser avisada por su propio padre de que había visto un desconocido asomándose por su vivienda, Amparo se dio cuenta de lo que ocurría.

Tras recibir la llamada de su padre, Amparo, que se encontraba trabajando, fue corriendo a su casa. Una vez allí, tal y como recoge el portal ‘Libre Mercado’, se dio cuenta de que la cerradura había sido cambiada. Sus temores se hacían realidad. Su vivienda había sido okupada.

Publicidad
Publicidad

Llamó al timbre y le abrió la puerta un rumano que le contó que había pagado 500 euros por su casa a un marroquí y que el piso «era suyo».

El marroquí que asaltó su vivienda, logró entrar en la misma forzando los barrotes de una ventana de fácil acceso, ya que al estar situada en una planta baja, no necesitó escalar para acceder a su interior. Después, una vez dentro tuvo la libertad suficiente para actuar a sus anchas cambiando la cerradura del piso, de modo que a ojos de todo el mundo todo pasó desapercibido.

Lo más desesperante para Amparo fue ver que la Guardia Civil, a su llamada, no pudieron hacer nada. Al estar los objetos personales del okupa rumano dentro de la vivienda, legalmente no se le podía desahuciar sin orden judicial. La policía le advirtió de que si entraba al domicilio se consideraría allanamiento y se iría detenida.

El okupa rumano quiso chantajear a Amparo

Amparo, que tuvo un juicio rápido para desalojar al okupa, aunque pueden pasar meses hasta que el juez ordene a la policía que ejecute el desahucio, ha sido chantajeada por el okupa rumano que está en su propia casa.

Este intentó negociar con ella para marcharse de la casa a cambio de dinero, aunque no aceptó el chantaje. Ahora, la única esperanza que tiene es que el sistema judicial y la burocracia puedan devolverle su casa lo antes posible.

2 Comentarios

  1. Pero no se meten en las casas de los políticos que es lo normal por el mucho cariño que tienen a los inmigrantes. Seria una buena solución para esta casta que predican el buenismo y humanismo pero de lejos

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre