Los organizadores del MWC avisan: «Las protestas independentistas podrían provocar que Barcelona perdiera el evento anual»

La organización reconoce que la politización del evento podría alejarlo de Barcelona.

Por mucho que Ada Colau insista en que las protestas independentistas y el rechazo al Rey de España no van a afectar al Mobile World Congress, la organización sí está teniendo en cuenta todo lo que está rodeando estos días al inicio del prestigioso congreso de tecnología.

Barcelona acoge a partir de este domingo un Mobile World Congress que podría vivir una de sus últimas ediciones en la Ciudad Condal. ¿El motivo? El proceso independentista y su constante voluntad de politizar absolutamente todo.

Publicidad
Publicidad

Este domingo, tendrá lugar en el Palau de la Música de Barcelona, la cena de inauguración, una cita a la que acudirá el Rey Felipe VI. Su presencia en Cataluña no es aceptada por los independentistas, quienes están decididos a boicotear el acto y el Mobile World Congress con constantes protestas y manifestaciones defendiendo la independencia de Cataluña y la libertad de los golpistas que siguen encarcelados por su intento de golpe de Estado.

Los CDR ya han avisado de que este domingo, realizarán una protesta para que «todo el mundo vea la injusticia que se vive en Cataluña» y sobre todo la «dictadura que se vive en España».

Con el apoyo de Ada Colau y Roger Torrent, que tampoco recibirá al Rey, los ‘indepes’ confían en conseguir provocar el impacto internacional que permita internacionalizar sus protestas.

La organización del MWC da un toque de atención

Pero desde la organización del Mobile World Congress no está gustando que en los días previos al evento y durante los días en los que se celebrará, se hable más de política que del congreso: «Obviamente nos gustaría que hubiera un ambiente tranquilo. Muchos congresistas nos han preguntado si era seguro venir a Barcelona», dicen.

«Barcelona es una ciudad segura, de eso no dudamos. Pero un Mobile World Congress rodeado de protestas y manifestaciones políticas no beneficia a Barcelona. Hay muchas ciudades interesadas en acoger este evento y durante la celebración del mismo siempre esperamos que no haya problemas o tensiones que incomoden a los asistentes. Si esto ocurre, Barcelona podría acabar perdiéndolo».

2 Comentarios

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre