Publicidad

Los números no mienten: Los inmigrantes son mucho más violentos que los europeos

Publicidad

Según los datos publicados por la Policía de Oslo, a pesar de que la población inmigrante es ahora mismo del 33%, el recuento de crímenes violentos en la capital de Noruega arroja unos datos desoladores; el 70% de los crímenes violentos fueron cometidos por extranjeros. 

Lo más común son los ataques con cuchillos, que han tenido un tremendo auge en los últimos años, las palizas y los robos. Con resultados que muchas veces terminan con la víctima muerta o con lesiones de por vida.

Publicidad
Publicidad

El jefe de Policía, Hans Sverre Sjøvold, ha sido quien ha dado la voz de alarma. Según los datos que manejan en Noruega, el aumento de la violencia se debe sencillamente a la cultura de quienes la perpetran, y en el caso de los inmigrantes africanos y magrebíes «vienen de culturas violentas, y la llevan con ellos a donde van«.

Publicidad

El Partido Progresista de Noruega ha culpado directamente del aumento en la violencia al Alcalde Raymond Johansen, por su política migratoria. «Debe entender que la política que lidera está teniendo consecuencias. Si quiere mantener una alta inmigración en Oslo, debería ser capaz de manejar los problemas que estamos viendo».

Publicidad

Hace 20 años, los inmigrantes en Oslo provenían por orden de cantidad de: Suecia, Polonia y Alemania. Actualmente, sin embargo provienen de: Somalia, Eritrea, Irak y Pakistan. Sin duda, una inmigración muy distinta y con unas culturas que difieren mucho más de la noruega que las anteriores.

Una persona que dice lo que piensa. Experto en macroeconomía. Sus artículos están llenos de realidad que ayudan a que nuestros lectores a conocer la actualidad tanto nacional como internacional.

Publicidad