Los funcionarios empiezan a hablar de dictadura de la Generalitat en Cataluña

Los funcionarios catalanes hablan de una dictadura en Cataluña por parte del Govern.

No han sentado nada bien las palabras de Neus Munté, portavoz de la Generalitat, quien ha hablado de la posibilidad de que el Gobierno catalán sancione a los funcionarios que se nieguen a acatar la ley de desconexión.

Munté no quiso desmentir las declaraciones de Lluís Llach, diputado de Junts pel Sí y quien dijo: «En el momento que tengamos la ley de transitoriedad jurídica, ello obligará a todos los funcionarios que trabajan y viven en Cataluña. El que no la cumpla será sancionado. Se lo tendrán que pensar muy bien. No digo que sea fácil, al revés, muchos de ellos sufrirán. Porque dentro de los Mossos d’Esquadra hay sectores que son muy contrarios».

Publicidad

Munté por su parte añadió: «Las leyes nos obligan a todos, en cada momento y según el marco legal vigente».

Publicidad

«No entraré a hablar ni de la estructura ni de los capítulos de la Ley de transitoriedad jurídica que prepara el Parlament. No creo que sea oportuno ni la cuestión que preocupa a los catalanes hablar de sanciones», añadió Munté.

La portavoz acabó recordando que Carles Puigdemont y sus consellers se han comprometido a garantizar la «seguridad jurídica» para los funcionarios y los ciudadanos catalanes.

Los funcionarios hablan de dictadura en caso de que se produzcan sanciones

Las reacciones tras las palabras de Munté no se han hecho esperar y decenas de funcionarios han criticado que se puedan producir sanciones en un futuro por no pensar como los independentistas.

«Además se les impondrá una pegatina en forma de estrella que deberán exhibir en la camisa», afirma un ciudadano catalán en Twitter.

«Bien parece que ahora van a optar por una dictadura me dan cada vez más pena», ha dicho un funcionario de Tarragona.

1 Comentario

  1. Mira, no es caritativo alegrarse del mal ajeno, pero es que dónde las dan las toman.
    Muchos echamos de menos la libertad de los ochenta, donde se podía cantar y nos reiamos todos «las chicas no tienen pilila» o «ayatolah no me toques la pirola». Sin insultar y sin querer matar a nadie. Ya estos señores indepes iban directos al totalitarismo; así que treintaytantos años después con la directa metida pasa lo que pasa.
    Cómo no hay mal que por bien no venga o no hay acción sin reacción; los funcionarios catalanes ya saben que son esclavos y el Gobierno de España debería haber descubierto que hasta que no se toca el bolsillo (de la C.A
    Catana, en este caso) no cumplirán la leyes.
    Ojalá todos aprendan, o iremos muy mal.
    En cualquier caso: viva España y viva el Rey viva el orden y la ley.

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre