Los deportes tradicionales siguen triunfando en España

A lo largo de las últimas décadas, nuestro país se ha convertido en una de las mayores potencias deportivas del planeta, logrando éxitos que han acaparado todas las miradas a nivel internacional. Por supuesto, esto ha impulsado notablemente la reputación de España en el exterior, al mismo tiempo que nos permite ser uno de los Estados con mayor facilidad a la hora de captar inversión extranjera en este ámbito. Sin embargo, este poderío no se limita tan solo a los deportes más mediáticos, sino que nos ha afianzado como un gran referente en una serie de deportes tradicionales que van dirigidos a un público mucho más selecto, culto y que cuenta normalmente con unos recursos económicos elevados. Uno de los mejores ejemplos es el de los deportes ecuestres, con el Hipódromo de la Zarzuela como pilar fundamental a la hora de organizar eventos y competiciones. Además, las facilidades comunicativas que nos ofrece Internet suponen una nueva época dorada para este tipo de deportes, ya que pueden llegar a un mayor número de seguidores a un coste que era impensable hace tan solo unas décadas. De esta manera, se espera una proyección muy favorable de cara a los próximos años, todo ello con citas en el calendario tan importantes como los Juegos Olímpicos de Tokio. De hecho, este año es especial para el Hipódromo de la Zarzuela, ya que se cumplen 80 años desde que las carreras de caballos llegaron a Madrid. Así, se ha elaborado un calendario de primavera muy ambicioso, donde se disputarán más de un centenar de eventos que prometen ser divertidos y entretenidos. Por otro lado, Internet vuelve a jugar un papel muy importante en esta ocasión para los aficionados, debido a que a través de las apuestas de caballos en William Hill podemos tener una experiencia más cercana al evento. Gracias a ello, los deportes ecuestres nunca han estado tan cerca de los amantes de la hípica, apostando por la comodidad del espectador y potenciando el entretenimiento.

Una realidad que capta muchas miradas del ámbito internacional

Finalmente, merece la pena destacar que la importancia de los deportes ecuestres acaba expandiéndose a otros sectores como puede ser la industria turística, debido a que cada vez hay más regiones españolas que están dispuestas a diferenciarse a través de este tipo de iniciativas. El último caso es el de Andalucía, que se ha mostrado como uno de los grandes referentes mundiales de este deporte a través del Sunshine Tour, algo que se traduce en una gran difusión de este destino a nivel internacional. Por supuesto, la hípica es un deporte que, aunque no sea tan famoso en nuestro país como lo es en el Reino Unido, se puede emplear como un complemento perfecto para sacarle el máximo provecho a nuestras múltiples ventajas competitivas. De este modo, la capital de nuestro país o Andalucía están tomando decisiones muy acertadas en esta materia, gracias a unos Gobiernos autonómicos que han demostrado una gran capacidad de gestión. Gracias a ello, podemos decir que no hay ninguna duda de que los deportes tradicionales siguen siendo un auténtico reclamo a la hora de captar visitantes e inversión, una tendencia que sigue al alza gracias a las posibilidades que nos ofrece Internet. Aun así, se necesita una estrategia sólida y bien definida, con objetivos tanto a corto como a medio plazo, que cuente con una financiación suficiente que aporte estabilidad al sector, etc. Por consiguiente, los deportes ecuestres en general, y las carreras de caballos en particular, son solo un buen ejemplo de todo este fenómeno, pero pueden servir de ejemplo para otras modalidades que tienen muchos siglos de historia a sus espaldas.

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre