Los defensores de la inmigración reconocen que el coste de recibir inmigrantes masivamente es demasiado alto

Así lo han reconocido los políticos suecos.

Publicidad

Hasta los que habitualmente defienden la llegada masiva de inmigrantes comienzan a cansarse del alto gasto que supone para las arcas nacionales el acoger inmigrantes y refugiados constantemente.

El Partido de la Coalición Moderada de Suecia, conocido por sus ideas a favor de la inmigración y de la llegada de refugiados, ha reconocido que deben tomar medidas para evitar que los costes que conlleva la inmigración sigan aumentando.

Publicidad

Elisabeth Svantesson, en declaraciones al diario ‘Dagens Nyheter’, ha asegurado: “Siempre hemos tenido la tendencia de no controlar los costes de la inmigración, pero nos hemos dado cuenta de que se está gastando demasiado dinero en esta materia”.

Publicidad

Actualmente, se estima que la inmigración costará a Suecia más de 4.000 millones de euros durante el 2018, más que el doble de lo que el Gobierno invierte en cultura (1.500 millones de euros) y muy cerca de los 5.400 millones que el país se gasta en su ejército.

Publicidad

Svantesson reconoce que el coste podría dispararse en un futuro, ya que los inmigrantes que llegan al país “tienen un bajo nivel educativo”.

No hay que olvidar, que Fredrik Reinfeldt, ex primer ministro de Suecia y posteriormente, líder del partido, aseguró el año pasado que la inmigración “es una de las mejores cosas que le ha pasado a Suecia”.