Los candidatos a dedo de Sánchez enfadan a la militancia y cancela primarias para evitar un levantamiento

Publicidad

A Pedro Sánchez sólo le sirven las normas cuando le benefician, y sino se pueden cambiar. Ya lo adelantó hace unas semanas José Luís Ábalos. “Si la ejecutiva federal lo considera oportuno, se puede anular el proceso de primarias en un caso determinado“. La realidad es que no ha sido un caso determinado. Está siendo generalizado.

La posibilidad de una debacle electoral está obligando a Pedro Sánchez a meterse en asuntos que no le son cómodos. Pero como es mejor prevenir que curar, está procurando un sillón para todo su Gabinete en la nueva legislatura. Esta es la razón que está detrás del hecho de que Pedro Sánchez haya cancelado las primarias en varias provincias donde quiere colocar a dedo a varios de sus ministros.

Publicidad
Publicidad

Mayoritariamente está sucediendo en Castilla y León, donde cuenta con el apoyo del Secretario General del PSOE en la comunidad, Luis Tudanca. Esto es lo que ha colocado como número uno por Valladolid a Reyes Maroto, Ministra de Industria. En Valladolid ya se había elegido en primarias a Javier Izquierdo como candidato, y la militancia vallisoletana no está nada contenta con la decisión.

Publicidad

Los sondeos dan a Valladolid sólo un diputado seguro para el PSOE, de modo que es lógico que piensen que en Ferraz les están dejando de lado, al no poder contar con nadie de la provincia en el Congreso en la próxima legislatura.

En León la situación es similar. Sánchez ha impuesto a dedo a Margarita Robles, Ministra de Defensa como número uno, desplazada del número dos por Madrid, que ocupará otra Ministra, Carmen Calvo. El objetivo es claro, evitar que ningún miembro del Gabinete se pueda quedar sin sillón de diputado durante los próximos cuatro años.