La víctima de la manada de Sabadell se encontró con uno de los agresores magrebíes en plena calle

La víctima de la manada de Sabadell se encontró con uno de sus agresores.

Publicidad

Este lunes informábamos en CasoAislado.com de la declaración de la joven que fue violada por tres magrebíes en Sabadell mientras otros cinco miraban sin hacer nada.

La joven explicó cómo se produjo la agresión sexual: “El que me trajo me llevó a una de las habitaciones. Me bajó los pantalones, la ropa interior y abusó sexualmente de mí. Por su corpulencia me tiró al sofá y abusó sexualmente de mí. Hice lo posible para que solo fuese eso. No quería que me pegaran o me mataran”.

Publicidad
Publicidad

“Me meé encima del miedo y no paraba de pedirles que me dejaran. Salimos hacia la calle. Fue ahí en nada que vi que se abría un garaje. Fui corriendo al coche y me metí dentro”.

Publicidad

Este martes hemos sabido que la Justicia ha sido incapaz de defender a la joven de 18 años, puesto que la propia víctima se encontró con uno de los agresores magrebíes en plena calle.

La joven, que se vino abajo, se siente perseguida, vigilada por estos magrebíes. Esto provocó que la joven sufriera un ataque de pánico este lunes, siendo incapaz de acudir a los juzgados de Sabadell para ampliar la declaración.

Hay que recordar que el Estatuto de la Víctima recoge la obligación de la Justicia a defender a la víctima

El objetivo es ofrecer desde los poderes públicos una respuesta lo más amplia posible, no sólo jurídica sino también social, a las víctimas, no sólo reparadora del daño en el marco de un proceso penal, sino también minimizadora de otros efectos traumáticos en lo moral que su condición puede generar, todo ello con independencia de su situación procesal.