La Guardia Civil fija el punto de mira en Illa y Simón: el Ministerio de Sanidad hablaba de pandemia tres días antes del 8-M

A pesar de haber asegurado durante más de dos meses que el Gobierno no conocía el verdadero peligro del coronavirus, el informe que la Guardia Civil ha elaborado deja en entredicho las palabras del Ejecutivo.

En una reunión a tres bandas que tuvo lugar en el Ministerio de Sanidad, y en la que estuvieron presentes tanto Illa como Fernando Simón, se prohibió a una organización católica celebrar un evento por el alto riesgo de contagio. De hecho, al parecer, en una segunda reunión al día siguiente, según la investigación policial, Simón llegó a afirmar a uno de los organizadores que no se podía «celebrar de ninguna manera».

Publicidad
Publicidad

Esta postura contrasta enormemente con la visión de Simón de la manifestación del 8-M. El sábado 7 de marzo, en su encuentro diario con la prensa, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias declaró ante los medios que no tenía ningún inconveniente en que su propio hijo acudiese al 8-M. «Si mi hijo me pregunta si puede ir a la manifestación del 8-M le diré que haga lo que quiera«, afirmó en aquel momento.

¿Por qué este cambio de opinión en tan solo 48 horas? Eso es quizá lo que se pregunta la Guardia Civil y el motivo por el que abrieron la investigación. Si de verdad Simón era conocedor de la verdadera situación, era su obligación como director del CCAES informar de ello a sus superiores y actuar en consecuencia.

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre