La Generalitat paga un hotel a 60 menas en primera línea de playa en Calella

El gobierno de Cataluña lleva desde el día 31 de mayo pagando un hotel en Calella situado en primera línea de playa a 60 menas. Según la información que han hecho pública la medida es temporal, pero los vecinos piden que abandonen su localidad de manera urgente. La delincuencia se ha disparado y los problemas no cesan.

El descontrol es total. Según la versión de los vecinos los jóvenes se pasan todo el día en la calle, y algunos de ellos aprovechan para desvalijar a turistas o incluso para pelearse por las calles del municipio. Estos menas se alojan en habitaciones de un hotel que comparten con más clientes, ya que no ha sido reservado sólo para ellos, lo cual hace que los propios clientes del hotel sean los más afectados por la situación.

Publicidad
Publicidad

De hecho, tal como relatan los vecinos, los menas han llegado a pegarse con otros clientes del establecimiento. La Generalitat está poniendo todo lo que está en su mano para controlarles, pero es imposible. Actualmente cuentan con 41 trabajadores, entre psicólogos y educadores, que se encargan de su gestión. Pero no es suficiente.

Publicidad

Las fechorías que relatan los vecinos no acaban. Hablan de violencia, agresiones sexuales y robos. La policía ya ni se molesta en acercarse por la zona cuando llaman los vecinos porque están cortos de personal por las noches. Según la versión oficial del Ayuntamiento, serían siete de estos menores quienes están provocando la mayoría de los altercados, pero la verdad es que las consecuencias las pagan todos los que allí viven.