La Fundación Franco denunciará por prevaricación a Pedro Sánchez por querer ilegalizarles

Sánchez podría sentarse en los tribunales.

La Fundación Francisco Franco no está por la labor de permitir que Pedro Sánchez salga impune si finalmente les ilegaliza.

Según se ha podido saber este viernes, la Fundación Francisco Franco denunciará a Pedro Sánchez por prevaricación si finalmente decide ilegalizar una Fundación que hasta ahora es legal.

Publicidad

En las últimas horas se ha publicado en diferentes medios que el Parlamento Europeo ha pedido la ilegalización de la Fundación Francisco Franco, algo totalmente falso ya que la resolución no cita a la Fundación ni al franquismo, ni tan siquiera hace mención a España en ninguno de sus puntos.

Publicidad

Es por ello por lo que la dirección de la Fundación se niega a ser ilegalizada por el Gobierno, sobre todo cuando España está llena de asociaciones favorables al comunismo más dictatorial.

Publicidad

En un comunicado, la Fundación Franco señala: «Toda vez que hasta el Parlamento Europeo en una resolución liberticida, sectaria y antidemocrática sin precedentes, ha tenido a bien considerar nuestra mera existencia como un peligro para la democracia (no deben serlo, al parecer, las Fundaciones Federico Engels, Largo Caballero o Karl Marx), parece necesario aclarar algunos aspectos con el objeto de que tanto los medios de comunicación como el público en general, puedan tener elementos de juicio suficientes para valorar la justicia y la legalidad de una propuesta semejante».

Desde la Fundación, aprovechan para recordar que la Fundación Francisco Franco «se ajusta a lo dispuesto en la legalidad vigente», recordando que los fines de la Fundación son los de «difundir y promover el estudio y conocimiento del Estado que rigió los destinos de España entre los años 1936 y 1977».

Y dejan claro que «no se van a arrugar»: «Se engañan quienes se creen que nos vamos a arrugar. Los hombres y mujeres que defendemos el baluarte de la verdad desde esta modesta Fundación somos inasequibles al desaliento y estamos acostumbrados a enfrentarnos con el miedo, con la indiferencia y con la más abierta hostilidad».