Inmigrantes de un centro de acogida de Madrid tiran la comida «porque no les gusta»

Así de desagradecidos son.

La llegada de inmigrantes ilegales a España sigue totalmente descontrolada. Cada vez son más los menores no acompañados que llegan a nuestro país y que no son devueltos a sus países de origen pese a ser ilegales.

En diferentes zonas de España, los centros de acogida están totalmente desbordados. En Barcelona y Andalucía ya han denunciado que no pueden acoger más menores y en otros como la Residencia de Primera Acogida Hortaleza, de Madrid, sufren serios problemas con la actitud de los 140 menores, de diferentes nacionalidades, que se encuentran viviendo en el centro.

Publicidad
Publicidad

Un educador social ha denunciado recientemente la situación que se vive en la Residencia de Primera Acogida Hortaleza, donde los menores llegan a tirar la comida por el simple hecho de no gustarles.

Publicidad

Algunos jóvenes se dedican a robar, a agredir a otras personas e incluso vienen con exigencias pese a estar recibiendo alimentos y asistencia de manera gratuita.

En declaraciones a Europa Press, el educador social reconoce que «algunos tiran la comida que no les gusta». «No está faltando comida como tal, no podrán repetir como ellos quieren repetir pero tienen su plato, eso está cubierto, según el día pueden repetir, también son muy sibaritas en el tema ‘comida de ayer'», dice.

Por su parte, un vigilante de seguridad, reconoce que las peleas son constantes: «Hay chicos que son pacíficos pero otros no lo son tanto. Se dedican a pelearse, a robar y a complicar la convivencia».