Un inmigrante sudanés asesina a un estudiante cortándole el cuello y apuñalándolo hasta en 13 ocasiones

Pasará 17 años en prisión.

Suleman Suleman, un inmigrante sudanés que llegó a Suecia en busca de una nueva vida, ha sido condenado a 17 años de cárcel tras el brutal asesinato que cometió el pasado mes de abril.

Un estudiante de 28 años fue asesinado a manos de este salvaje, que cortó el cuello de su víctima, además de asestarle hasta trece puñaladas. Pero no solamente eso, sino que también se jactó de lo que había hecho.

Publicidad
Publicidad

Este inmigrante, con un extenso historial delictivo, aunque aún no había sido condenado a ninguna pena de prisión, pasará los próximos 17 años de su vida encarcelado.

Lo mató en su propio piso

Los hechos ocurrieron cuando el asesino y un amigo suyo, acudieron a casa de Albin, que pese a ser un gran estudiante y una persona muy querida entre sus amigos, tenía problemas de adicción y de vez en cuando vendía drogas. Esa noche, Suleman estaba buscando drogas, pero no tenía dinero para pagarlas, es por ello por lo que Albin no quiso vendérselas.

Publicidad

Esto provocó que Suleman atacara violentamente a Albin. Durante el ataque, Suleman se hizo con un cuchillo que clavó en la arteria femoral, provocándole una grave hemorragía. Pese a provocarle esa herida, el senegalés no tuvo suficiente. Cortó el cuello a su víctima y lo apuñaló hasta en 13 ocasiones.

Su amigo, al ver la escena, salió corriendo de la habitación. Más tarde, el propio Suleman amenazó a su amigo y le obligó a no decir nada sobre lo ocurrido, aunque le dejó claro que volvería a cortarle el cuello a Albin: «Le he cortado el cuello y volvería a hacerlo», le dijo.

Las autoridades, al llegar a la escena de crimen, encontraron a Albin sin vida, tumbado sobre un gran charco de sangre. Las imagenes, descritas de «muy desagradables», fueron clasificadas.