Un inmigrante ilegal decapita a un bebé de un año y el Gobierno alemán trata de ocultarlo

El suceso tuvo lugar en Hamburgo.

Publicidad

Las autoridades alemanas, con el apoyo de los principales medios de comunicación del país germano, trataron de ocultar un brutal asesinato que se produjo en Hamburgo el pasado mes de abril.

Fue el 12 de abril cuando Mourtala Madou, un inmigrante ilegal de 33 años procedente de Níger, apuñaló a su ex novia, Sandra P., y decapitó a su hija Miriam, un bebé de apenas un año de edad, en una estación del metro de Hamburgo. Su otro hijo, de 3 años, fue testigo de todo lo que ocurrió.

Publicidad
Publicidad

En un vídeo grabado por Daniel J, un cantante de gospel que llegó a la estación de metro instantes después de que tuviera lugar el brutal ataque, se puede ver la terrible escena, mientras se escucha de fondo: “Dios mío, le ha cortado la cabeza al bebé. Dios mío”.

El ataque de Mourtala Madou se produjo porque perdió la batalla por la custodia del pequeño. Durante meses, este inmigrante ilegal amenazó a la mujer y a su bebé, pero en ningún momento, la policía alemana tomó en serio dichas amenazas.

Además, un juez también revocó una orden de alejamiento que Sandra P. había pedido contra Madou, y que provocó que su ex pareja la volviera a amenazar: “¡Voy a matar a nuestra hija, y luego te mataré a ti!”.

El Gobierno alemán trató de ocultar el asesinato

Las autoridades alemanas trataron de ocultar el brutal delito al estar protagonizado por un inmigrante ilegal.

Heinrich Kordewiner, que encontró el vídeo grabado por Daniel J. en su cuenta de Facebook, decidió subirlo a YouTube, lo que provocó que la policía alemana lo acusaran de delito de odio “por mostrar a los inmigrantes como unos delincuentes”.

Además, los medios alemanes trataron de ocultar la información. El ‘Hamburger Abendblatt’ afirmó que las imágenes que se tenían sobre el ataque “estaban borrosas y no podían permitir la identificación de ninguna persona”, mientras que la publicación online del diario ‘Die Welt’ no mencionó que el bebé fuese decapitado.

Pese a los intentos del partido alemán ‘Alternativa para Alemania’, AfD en sus siglas en alemán, de confirmar si el bebé había sido decapitado, el Ministerio de Justicia de Hamburgo, concluyó la investigación que se “trataba de un doble crimen pasional que no debía ser del interés público”.

Publicidad

3 Comentarios

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre

Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestion de comentarios.

Legitimación: Su consentimiento.

Comunicación de los datos: No se comunicarán sus datos a terceros salvo obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: contacto@casoaislado.com

Puede encontrar información adicional en nuestra política de privacidad