Hungría lo deja claro: «Nuestro país será ideal para las familias. Creceremos sin necesidad de la llegada masiva de inmigrantes»

El Gobierno húngaro ha comenzado su programa con el que pretende aumentar la natalidad del país y evitar que como está ocurriendo en otros países, la inmigración sea la salvación para evitar el envejecimiento de la población.

Viktor Orbán, primer ministro húngaro, ha declarado el 2018 como el «año de las familias».

«Bruselas no hace absolutamente nada para ofrecer una política amistosa con las familias», ha dicho Gabriella Selmeczi, política y miembro de la Asamblea Nacional.

«Nuestra misión es fortalecer las familias», ha continuado. «Y para ello vamos a favorecer a las familias y ayudar a quienes quieren formar una. Consideramos que no es correcto aceptar que la inmigración es la solución para evitar el envejecimiento de la población».

El Gobierno húngaro basará su proyecto en estos pilares: reducir el coste de la vida en el país para garantizar que los ciudadanos dejan de tener hijos por su situación económica, y conseguir que mejore la percepción pública de la crianza de los hijos.

«Queremos proteger la vida, los matrimonios basados en la relación entre un hombre y una mujer y el concepto de familia», dicen desde el Gobierno.

«Vamos a conseguir que Hungría sea un país ideal para la familia. Sin la presencia masiva de inmigrantes y esperamos que otros países europeos sigan nuestros pasos».

Maribel M.
Graduada en Historia. Comunicadora, apasionada de la actualidad. Contacto: redaccion@casoaislado.com

Populares

Noticias similares