¡Por fin! Italia aprueba la ley antiinmigración que pondrá fin a los falsos refugiados

Italia pondrá las cosas difíciles a quienes pretendan aprovecharse del sistema

Publicidad

Matteo Salvini, el Ministro de Interior italiano, ha conseguido su primera gran victoria al sacar adelante la ley antiinmigración que dificulta la entrada de ilegales en Italia. La Cámara de Diputados ha aprobado la ley con 396 votos a favor y sólo 99 en contra.

Salvini ha expresado su “enorme satisfacción, no como ministro, sino como ciudadano italiano”. La nueva ley “dará más tranquilidad, orden, reglas y serenidad a las ciudades“.

Publicidad

La nueva ley se basa en tres pilares fundamentales. La lucha contra la inmigración ilegal, la seguridad pública y la lucha contra el crimen organizado.

Publicidad

Los inmigrantes pasarán más controles

En materia de inmigración Italia va a regular los permisos de residencia por razones humanitarias. Hasta ahora se concedían durante 24 meses, durante los cuales se tenía acceso completo a la seguridad social italiana así como al mercado laboral. En adelante estos permisos se concederán solamente durante 12 meses llamados permisos de “protección especial”. Y se rechazará la solicitud en caso de que el inmigrante haya sido condenado por violación, venta de estupefacientes, robo o extorsión.

Publicidad

Entre las medidas más aplaudidas por los italianos están las nuevas condiciones para poder pedir asilo en Italia. Los italianos seguirán acogiendo a “las mujeres y los niños que escapan de la guerra”, pero no “a los otros”. Durante 2017 nada menos que 20.000 personas pidieron asilo humanitario en Italia. 

Se evitarán las identificaciones erróneas 

Además, los inmigrantes pasarán el doble de tiempo en los centros de identificación, pasando de 90 a 180 días, un periodo que el Gobierno considera más fiable para poder identificar correctamente al solicitante.

Con el ojo puesto en los terroristas

Para luchar contra el terrorismo, la nueva ley obligará a que las empresas de alquiler de coches comuniquen los datos de los clientes a la policía italiana. El objetivo es evitar posibles atentados cometidos con estos vehículos como los de Barcelona o Niza.

La nueva ley también permitirá que se le retire la nacionalidad italiana a los extranjeros que sean condenados por terrorismo.