El senegalés que trató de quemar a 51 niños no se arrepiente: «Lo haría otras cien veces»

El inmigrante africano que estuvo a punto de provocar una masacre no se arrepiente.

Ousseynou Sy, inmigrante senegalés que esta semana trató de quemar a 51 niños italianos que viajaban en un autobús escolar, ha asegurado que no siente ningún tipo de arrepentimiento por lo que hizo.

El conductor de autobús, que ató a los niños y roció el vehículo con líquido inflamable, estuvo a punto de provocar una auténtica masacre.

Publicidad
Publicidad

Ahora, según informa el diario italiano ‘Il Giornale’, el inmigrante africano no muestra arrepentimiento alguno: «¿Arrepentirme? No me arrepiento. Es algo que tenía que hacer y que volvería a hacer. Lo haría cien veces».

«¿Por qué lo hice? Para enviar una señal a África. Los africanos deben quedarse en África», dijo Sy ante la Justicia italiana.

Según su abogado, David Lacchini, Sy, que intentó quemar a los 51 niños para vengarse de las políticas migratorias de Matteo Salvini, no está mentalmente estable.

«En mi opinión, ha mostrado numerosos signos de no estar cuerdo», ha dicho.

Mientras tanto, el inmigrante africano está en la prisión de San Vittore, donde fue recibido con insultos por parte de otros presos. También le tiraron naranjas y huevos.

Además, también ha salido a la luz que en 2010 abusó sexualmente de una niña de 17 años, hecho por el que fue condenado a un año de prisión.

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre