El dueño del restaurante El Galliner, que se negó a servir a Policía y Guardia Civil, podría ser condenado a cárcel por un delito de odio

Este lunes, el propietario del restaurante El Galliner de Calella, ha acudido a la comisaria de Sant Andreu de la Barca por haber anunciado en un cartel que se negaba a servir a las fuerzas españolas.

La Guarcia Civil lo citó a declarar para que dé explicaciones sobre la pizarra que colocó en el exterior y en la que se podía leer que no serviría comidas a las fuerzas no autonómicas, discriminando así a los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil como protesta por las actuaciones que los agentes llevaron durante el 1 de octubre.

La citación forma parte de la investigación que está llevando a cabo la fiscalía especial de delitos de odio y discriminación de Barcelona, debido a los escraches y discriminaciones a las que fueron sometidos los policías nacionales y guardias civiles en Cataluña durante esos días.

Ahora, será el juez quien decida si hay indicios suficientes para acusarlo de un delito de odio.

El propietario, no mostró arrepentimiento alguno por su decisión de discriminar a los agentes de las Fuerzas del Estado, lo que provocó numerosas críticas hacia el restaurante en sus redes sociales.

Penas de prisión de hasta cuatro años

El delito de odio está castigado en el Código Penal con penas de prisión de uno a cuatro años y además con la pena de multa de seis a doce meses.

Busca proteger el respeto al diferente, sometiendo las libertades de expresión e intelectuales a un principio superior: «la igualdad y dignidad de todos los ciudadanos».

Redacción CasoAislado
Un medio libre que trata la actualidad que otros medios ocultan. Informamos de la cuestión migratoria, de la actualidad política y de ciertos delitos que muchos prefieren silenciar.

12 COMENTARIOS

  1. Que caiga todo el peso de la ley y lo condenen y vera como los demas apreden que no se puede ir por ahi de listo y ademas boicot a su negocio de no ir alli y ni pisarlo

  2. Pues parece que este fulano al final sí que va a acabar usando «sus servicios» aunque en el cartel diga que no quiera. Jijijiji

  3. Y a este sinvergüenza que lo investiguen y la cárcel con el también… Payaso papanatas charlatán traidor de España ??

  4. Espero por tu bien que nunca tengas que pedir ayuda!!! Y si por desgracia te pasara a ti o alguno de los tuyos a ver a quien vas a pedir ayuda para ir a detener a los culpables…..
    «La valía de una persona se mide con el respeto que tiene hacia los demas»
    Y sobre todo a las personas que nos tienen que ayudar y defender de los delincuentes. Y por si lo has pensado NO soy ni policia ni G.Civil….pero SI los respeto a ellos y por el trabajo que hacen y estoy seguro que en caso de necesidad también te ayudarían a ti (aunque después de tus palabras NO te lo merezcas)

  5. A la cárcel con él, o condenado a servir comidas gratis a todos los Policias Nacionales y Guardias Civiles que acudan a su establecimiento durante el tiempo de condena que le caiga. Eso sí, en el caso de que ponga mala cara al servirles o la comida esté en mal estado o no guste a los comensales, a cumplir en cárcel lo que le reste y negocio cerrado por 5 años.

  6. Tu, Sánchez, el de apellido español, ¿sabes cual puede ser tu castigo?, que mañana alguien de tu familia o tu mismo, acabaréis pidiendo o necesitando la ayuda de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. ¿Y sabes que será lo peor para tu podrida conciencia?, que te la prestarán sin preguntarte cual es tu color ideologico politico y no podrás mirarles fijamente a la cara, gilipollas.

  7. ¿SI VEN INDICIOS DE DELITO? CREO QUE EN LA PIZARRA LO PONE CLARO. IMAGINA QUE YO TENGO UN RESTAURANTE Y PONGO QUE NO SIRVO A NEGROS NI ARABES. ESTARÍA YA EN PRISIÓN POR DELITO DE ODIO. EL DUEÑO DEL GALLINER CON LOS JORDIS YA.

  8. ¡Valiente el dueño de este restaurante!
    Desde que le hicieron «bullying» a través de Internet, muchas personas de Cataluña han ido a comer o cenar allí. Algunos delincuentes, convencidos que el local estaría vacío, fueron a insultarles, y vieron con sorpresa que este sitio estaba lleno de gente y que muchos les defendieron.

    Incluso les llamé por teléfono para darles mi apoyo.
    ¡Un día me pasaré yo por allí a tomar algo!

Los comentarios están cerrados.

Populares

Noticias similares