Dos de dos: VOX vuelve a ganar el debate electoral con un Ortega Smith que repartió zascas a todo el mundo

La campaña electoral ya ha celebrado dos debates y en esos dos debates, VOX ha sido el partido constitucional que más firme se ha mostrado con los enemigos de España.

Tras la contundencia que mostró Iván Espinosa en el debate a siete de TVE, fue el turno de Javier Ortega Smith. El secretario general de VOX, posiblemente el que más experiencia tiene en debates televisivos, no dudó ni un ápice a la hora de repartir multitud de zascas a los representantes separatistas que estuvieron presentes en el debate de La Sexta en el que estuvieron Felipe Sicilia (PSOE), Cuca Gamarra (PP), Melisa Rodríguez (Cs), Noelia Vera (Unidas Podemos) Gabriel Rufián (ERC), Laura Borràs (JxCat) y Aitor Esteban (PNV) ).

Publicidad

Ortega Smith calló en varias ocasiones a los representantes separatistas, pero no solamente repartió leña a ERC, JxCAT y PNV, sino que también tuvo para PSOE, PP y Ciudadanos.

Publicidad

Javier Ortega Smith se enfrentó directamente a Aitor Esteban. Después de que el representante del PNV le negara el saludo a Iván Espinosa en el debate de TVE, el secretario general de VOX le dijo: «Preocúpese de verdad porque como podamos os ilegalizamos».

Publicidad

Ortega Smith también tuvo tiempo de vapulear a PP y Cs recordando las ideas que comparten con la izquierda: «No nos sorprende que PP y Ciudadanos, que comparten muchas medidas con la izquierda como la ideología de género, la desmemoria histórica o la subida de impuestos, quieran pactar con el PSOE».

Tampoco desaprovechó el cara a cara con Gabriel Rufián. Al líder del ERC le dijo: «A mí tanto cariño y amor de quien quiere romper mi Nación me da repelús. Deje de fingir porque queda mal con los suyos y peor con los que no le soportamos».

Y para cerrar el debate, en su ‘minuto de oro’, Ortega Smith llamó a los españoles a ayudar a realizar un «cambio radical»: «Las promesas de los grandes partidos se han incumplido. Ha llegado la hora de que la España que madruga de un cambio radical».