Cuatro pueblos catalanes amargan la Navidad a los más pequeños negándose a poner luces navideñas por los «presos políticos»

Cuatro pueblos catalanes de la Garrotxa no han dudado en amargar la Navidad a los más pequeños. Las localidades de Argelaguer, Mieres, Castellfollit de la Roca y Montagut han decidido que no pondrán este año las luces navideñas como protesta por «la existencia de presos políticos».

Los alcaldes de las localidades denuncian que «habrá familias que no podrán reunirse enteras» y consideran que no deben celebrar la Navidad en las calles.

En Mieres, solamente se ha puesto un árbol de Navidad con luces y lazos amarillos: «Es nuestro pequeño gesto ante la situación anormal que vive el país», ha dicho Artur Ginesta, alcalde de la localidad.

Por su parte, en Argelaguer, uno de los cuatro municipios de la Garrotxa, su alcalde ha asegurado: «Es nuestro pequeño gesto. Queremos denunciar que esta Navidad haya familias donde faltarán miembros en la mesa. No podemos estar tranquilos mientras hay presos políticos y exiliados».

Lo que han hecho estas localidades ha sido prescindir de toda la iluminación que cada año ponían en las calles y entradas del pueblo.

Indignación entre algunos vecinos

Pese a que en estos pueblos la mayoría de vecinos defienden el independentismo, algunos de ellos no dudan en criticar estas medidas, sobre todo porque afecta a los más pequeños.

«A mi hijo le encanta la Navidad. Cada año disfruta viendo las luces que ponen en las calles y creo que es injusto que solamente piensen en los políticos», decía un vecino de Castellfollit.

Maribel M.
Graduada en Historia. Comunicadora, apasionada de la actualidad. Contacto: redaccion@casoaislado.com

Comparte:

Populares

Noticias similares