El ciclista muerto en el atropello tenía 30 años y deja un bebé de 4 meses

El accidente tuvo lugar en la N-332, apenas a cinco kilómetros de donde murieron tres ciclistas el pasado mes de mayo.

El ciclista que este domingo ha fallecido en la carretera de Oliva, tenía solamente 30 años y era hijo de un policía jubilado de la localidad de Senija de Alicante, donde residía.

Además, había sido padre hace apenas cuatro meses, por lo que deja a un bebé de cuatro meses por culpa del atropello que fue causado por un conductor holandés de 25 años, que dio positivo en drogas.

Publicidad
Publicidad

La Delegación del Gobierno ha informado que el joven ha sido trasladado al cuartel de la Guardia Civil en Gandía (Valencia), donde se le tomará declaraciones y será puesto a disposición judicial.

Publicidad

El holandés, residente en Ondara, conducía un BMW y es el presunto responsable de la muerte del joven de 30 años, que no podrá ver crecer a su hijo