Austria reconoce que la mayoría de la violencia contra la mujer se debe a la inmigración ilegal y al aumento del islam

Así de claro lo han dejado en Austria.

Los últimos asesinatos de mujeres en Austria ha provocado no solo la indignación de la sociedad austriaca, sino también la de los políticos del país centroeuropeo.

En este inicio de 2019, Austria ha sufrido el asesinato de varios mujeres. El primero de ellos fue protagonizado por un joven de 21 años, de Etiopía. Pese a que los medios ‘progres’ afirmaron que se trataba de un ciudadano español a secas, lo cierto es que la prensa austriaca confirmó que se trataba de un joven africano.

Publicidad

El 8 de enero, un turco apuñaló a su mujer hasta en 38 ocasiones. Un asesinato que fue presenciado por su propio hijo.

Publicidad

El pasado 13 de enero se encontró el cuerpo sin vida de Manuela K., una joven de 16 años que fue asesinada por Yazan A., un inmigrante sirio de 19 años que ya era conocido por las autoridades policiales.

Antes de estos asesinatos, en diciembre, un inmigrante afgano de 17 años fue arrestado tras asesinar a una adolescente en la ciudad de Steyr.

Todos estos casos no han pasado desapercibidos en la sociedad austriaca ni en la clase política del país. Karoline Edtstadler, secretaria de Estado, compareció ante las televisiones de todo el país para enviar un contundente mensaje contra la violencia hacia la mujer y contra la inmigración ilegal.

Karoline Edtstadler, secretaria de Estado, compareció ante las televisiones de todo el país para enviar un contundente mensaje contra la violencia hacia la mujer y contra la inmigración ilegal.

«¿Por qué está pasando esto? ¿Cuál es la razón de la escalada de violencia?», comenzó preguntándose Edtstadler.

«Bueno, vamos a ver los casos que se han producido. El asesinato en Neustadt fue cometido por un sirio. El asesinato en Amtsketten por un turco y el más reciente, en la Estación Central de Viena fue cometido por un africano. Tampoco nos podemos olvidar del trágico caso en diciembre de 2018 en Steyr, donde un afgano de 17 años apuñaló a su amiga de 16 años en su propia habitación. Incluso el caso conocido hace un par de días en el que un kosovar apuñaló a su mujer porque quería divorciarse», explicó.

«Debemos analizar estos casos y no cerrar nuestros ojos a lo que ocurre. La llegada de inmigrantes ilegales ha provocado la importación de valores relacionados con el islam radical y asociado con la imagen de la mujer que claramente rechazamos y que no tiene nada que ver con nuestros valores. Sí, lo digo muy claro: Está asociado con la devaluación de la mujer. Una situación en la que el sujeto se convierte en un objeto. Donde el hombre se convierte en el propietario de la mujer. Esto provoca que se produzcan crímenes violentos como los asesinatos de los últimos días», sentenció con contundencia.