Publicidad

Austria cerrará las mezquitas y expulsará a los imanes que son pagados por países musulmanes

Austria sigue con su particular luchar contra el islam.

Publicidad

Cada vez son más los países que no están por la labor de permitir que el islam siga creciendo dentro de sus fronteras.

El gobierno liderado por en canciller Sebastian Kurz, ha decidido cerrar las mezquitas del país y expulsar a aquellos imanes que estén siendo financiados por países musulmanes como Turquía, Arabia Saudí o Irán.

Publicidad

Desde que Kurz llegó al poder, Austria se ha convertido en un país que lucha activamente contra el islam, además de contra la llegada de refugiados e inmigrantes ilegales.

Publicidad

«Las sociedades paralelas que trata de imponer el islam en nuestro país no tienen cabida en Austria», dijo Sebastian Kurz en una conferencia.

Publicidad

Actualmente, Austria, con una población de casi 9 millones de habitantes, tiene 600.000 musulmanes entre su población, siendo la mayoría procedentes de Turquía.

La primera medida del país austriaco para frenar el islam será la de cerrar las siete mezquitas más radicalizadas que existen en el país y la expulsión de hasta 40 imanes: «Esto es solamente el comienzo. Vamos a luchar contra el islam y la financiación de grupos religiosos por parte de otros países«.

Publicidad

Por su parte, Heinz-Christian Strache, vicecanciller de Austria, añadió: «Queremos proteger nuestra cultura y nuestros valores».

Desde países como Turquía, ya se ha calificado esta decisión de «racista» e «islamófoba»: «Van a conseguir despertar una oleada de racismo», ha dicho Ibrahim Kalim, portavoz de la presidencia de Turquía.

Publicidad

Rafael es un tipo decidido. Nos informa de la actualidad política española, internacional y de la cuestión migratoria. Es un gran conocedor de lo que ocurre en otros países.