¡Arruinada! Nadie quiere contratar a Anna Gabriel en Suiza y se queda sin dinero

Anna Gabriel está arruinada en Suiza.

Publicidad

Anna Gabriel se ha quedado sin apenas dinero. La ex diputada de la CUP, que huyó a Suiza para evitar ser juzgada en España, está teniendo serios problemas económicos en el país helvético.

Actualmente Anna Gabriel se encuentra viviendo en Ginebra, una de las ciudades más caras del planeta, algo que está pasando factura a sus cuentas bancarias.

Publicidad

La antisistema, pese a que cambio su ‘look’ para conseguir dar una imagen de capitalista en Suiza, no consigue encontrar trabajo: “Ninguna empresa suiza quiere arriesgarse a contratarla por los problemas que tiene con la justicia española”, reconocen.

Publicidad

Anna Gabriel se encuentra fugada desde el pasado 20 de febrero, cuando decidió no acudir a declarar ante el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que le había imputado los delitos de sedición, rebelión y malversación de fondos, siendo considerada una de las cabecillas del ‘procés’.

Publicidad

Pero a los altos gastos de vivir en Suiza, hay que sumar lo mucho que cuesta el abogado Oliver Peter, que cobra casi 1.000 euros la hora.

Fracaso en la recogida de fondos para su estancia en Suiza

Tampoco hay que olvidar que la iniciativa de Endavant, de recoger fondos para financiar su estancia en Suiza, está siendo un auténtico fracaso.

Los propios miembros de la CUP se niegan a seguir poniendo dinero para que Anna Gabriel viva en Suiza ‘por la cara’, mientras que la ciudadanía independentista, tampoco está por la labor de darle dinero.

Anna Gabriel también vio la negativa de la ANC a pagar su estancia en Suiza. La conocida caja de resistencia de la Asamblea Nacional Catalana está prácticamente en números rojos tras pagar las fianzas a todos los imputados, siendo los últimos pagos de 60.000 euros para evitar que Marta Rovira, secretaria general de ERC, entrara en la cárcel y de 100.000 euros, en la fianza del ex número dos de la Consellería de Interior, César Puig. muy mermada por los pagos de las fianzas que los tribunales han ido imponiendo a las