Pedro Sánchez abre las fronteras españolas a los refugiados que en Alemania han hecho disparar las violaciones

Miles de refugiados e inmigrantes ilegales llegarán procedentes de Alemania.

Es habitual escuchar a los ‘progres’ decir que los inmigrantes ilegales y refugiados «solamente aportan beneficios» en aquellos países que deciden acogerlos. Claro, por ello, Angela Merkel ha convencido a Pedro Sánchez que acoja a miles de refugiados e inmigrantes ilegales que Alemania ya no quiere en su país.

¿Y por qué no los quiere? Pues la pregunta tiene una respuesta fácil, que aunque no vaya a gustar a los ‘progres’, es la correcta. La llegada masiva de inmigrantes ilegales y refugiados gustó a los alemanes durante los primeros meses, pero a medida que las tasas delictivas fueron aumentando, alcanzando cifras nunca vistas antes en Alemania, los germanos han comenzado a rechazar su presencia.

Publicidad
Publicidad

El 86% de los alemanes ya exige a Angela Merkel que deporte inmediatamente a los inmigrantes ilegales y eso se debe a que en los últimos meses, se pueden contar por decenas las mujeres alemanas que han sido violadas, abusadas sexualmente o simplemente despreciadas por inmigrantes ilegales y refugiados.

Muchos de estos llegan a Europa con la mentalidad con la que viven en sus países de origen; pensando que las mujeres están al servicio del hombre.

Han sido numerosas los asesinatos y violaciones que han dejado en ‘shock’ a la sociedad teutona. El asesinato de Mireille B., de 18 años, que fue apuñalada hasta la muerte por su novio afgano, Ahmad, en la ciudad de Flensburgo, por no querer convertirse al islam, la muerte de Susanna F., de solamente 14 años a manos de un refugiado iraquí y el terrible asesinato de Maria Ladenburger, estudiante de medicina de 19 años a manos de un refugiado afgano de 33 años, son solamente tres de los numerosos casos de violación y asesinato que se han producido en los últimos meses en Alemania.

Poco a poco, la sociedad alemana ha ido abriendo los ojos, dándose cuenta de que la llegada de inmigrantes ilegales y cientos de miles de refugiados no era tan bonita como decían que iba a ser.

Todas las semanas hay manifestaciones organizadas por colectivos de mujeres que protestan contra Angela Merkel y contra la violencia de los inmigrantes y la canciller ha encontrado la solución en su súbdito, Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno ha accedido a que España acoja a miles de inmigrantes y refugiados que Alemania ya no quiere en su país al considerar «que no aportan absolutamente nada al país».

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre