Ada Colau se gasta un millón de euros de dinero público para dar espacio a los radicales de Arran

Ada Colau sigue defendiendo a los radicales.

Publicidad

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, no ha dudado en gastarse un millón de euros para dar acogida a los cachorros de la CUP, los radicales de Arran.

El Ayuntamiento de Barcelona ha comprado un edificio, denominado ‘Bloc 17’ en el que grupos radicales e independentistas como Arran, se reunirán y decidirán sus planes de actuación.

Publicidad

El propietario del edificio, el banco BBVA, ya ha iniciado los trámites de venta al Ayuntamiento de Barcelona, que lo usará para que los grupos independentistas más radicales aprovechen el inmueble para lo que deseen.

Publicidad

No es ninguna novedad que Ada Colau defiende el movimiento okupa y da alas a los grupos más radicales de la ciudad y tras numerosas peticiones por parte de estos para que “salvara el edificio”, finalmente ha cedido gastándose un millón de euros de dinero público para contentar a los separatistas.

Publicidad

Desde el Grupo Popular, Alberto Fernández ha criticado que el Ayuntamiento de Barcelona se gaste un millón de euros en algo así: “El Ayuntamiento tiene que apostar por espacios intergeneracionales, y no dejar en manos de asociaciones políticas la gestión de algunos equipamientos juveniles de la ciudad”.

Como era de esperar, numerosos ciudadanos han criticado la decisión de la podemita: “Una vez más, Colau defendiendo a los independentistas y gastándose dinero de todos los catalanes en su beneficio. Vergonzoso”.