20 menas magrebíes propinan una brutal paliza a dos vigilantes en el centro de menores de Hortaleza

Terrible agresión a dos vigilantes.

Dos vigilantes de seguridad del centro de acogida de Hortaleza, en Madrid, del que ya hemos informado en varias ocasiones en CasoAislado.com, han propinado una brutal paliza a dos vigilantes de seguridad.

Los dos vigilantes agredidos por los 20 menas magrebíes han presentado una denuncia en la Comisaría de Hortaleza. Los hechos ocurrieron el pasado domingo a las 23:30 horas cuando una educadora llamó a un vigilante de seguridad para que dos magrebíes, violentos y problemáticos, entraran en la primera planta del centro. Al estar castigados, debía dormir en la planta inferior.

Publicidad

Dos vigilantes de seguridad, haciendo su labor, les impidieron el paso en la puerta de acceso del primer piso y uno de los chicos comenzó a empujarlos para poder pasar. Uno de los vigilantes lo apartó y los dos chicos magrebíes empezaron a lanzarles puñetazos a ambos.

Como consecuencia del brutal ataque, uno de los vigilantes quedó mareado, lo que fue aprovechado por los dos agresores para salir corriendo hacia la planta baja. Los dos vigilantes atacados llamaron a gritos al compañero que se encontraba en el exterior del edificio. Los vigilantes, que bajaron las escaleras se encontraron de nuevo con los dos menas que comenzaron a pegarles patadas y puñetazos.

Posteriormente, el vigilante que se encontraba en el exterior del edificio, abrió desde fuera la puerta anti-incendios, momento en el que 20 menas comenzaron a agredir brutalmente a los tres vigilantes a base de puñetazos y patadas.

La agresión provocó que uno de los vigilantes quedará tendido en el suelo, lleno de sangre. La educadora tuvo que arrastrarlo hasta un sitio seguro, escondiéndose ambos bajo la mesa de control.

«Os vamos a matar»

Los menas magrebíes salieron al patio del centro de acogida al grito de «os vamos matar». Allí se armaron con palos y piedras e hicieron gestos de cortar el cuello a los vigilantes. Fue en ese momento cuando varias patrullas de la Policía Nacional aparecieron para poner fin al violento ataque.

Al llegar, los magrebíes se hicieron las víctimas, tirándose al suelo como si hubieran sido los agredidos.